Índice de temas

Información para pacientes

En esta sección puede encontrar diversos artículos realizados por nuestro Departamento Científico sobre la prevención y tratamientos relacionados con nuestros productos. Para más información puede contactarse a cientifico@laboratoriosbernabo.com

Várices
Se trata de una patología frecuente, que puede afectar al 30-40% de la población adulta. Son la expresión de una enfermedad que afecta las venas por el mal funcionamiento de las válvulas que hacen que la sangre no pueda volver al corazón o por una debilidad de la pared venosa.
Las várices son venas dilatadas que se observan por debajo de la piel en los miembros inferiores.
Se producen por una mala circulación del retorno venoso, por una incapacidad de mantener el flujo sanguíneo en un solo sentido a consecuencia de un mal funcionamiento de las válvulas.
El mal funcionamiento de las válvulas provoca un estancamiento de sangre, causando dolor y complicaciones
Sexo y edad: Las mujeres tienen mayor predisposición por influencias hormonales. Exceso de peso: Como obesidad y embarazo. Cambios hormonales: Por uso de anticonceptivos orales y estrógenos sustitutivos. Uso de medias ajustadas y fajas: Que dificultan el retorno venoso. Factores genéticos: La tendencia familiar es una de las causas más importantes de várices. Vida sedentaria: Que incluye permanecer largas horas sentado o muchas horas de pie en el lugar de trabajo. Alimentación: Realizar una alimentación rica en fibras
El cuadro clínico es variado, puede ser asintomático o manifestarse con sensación de cansancio, edemas en los miembros inferiores, en los casos más avanzados se producen ulceraciones en las piernas.
Los síntomas más frecuentes son:
  • Hinchazón (Edema)
  • Calambres
  • Sensación de pesadez
  • Hormigueos
  • Piernas inquietas
  • Cambios en la coloración de la piel
  • Ulceraciones
  • Tromboflebitis
Arañitas vasculares
Cordones azulados
Cambio de coloración de la piel
En los casos severos: presencia de úlceras, piel de color rosado caliente.
1. Según su tamaño:
  1. Várices pequeñas: Aquellas que producen una sensación de pesadez y cansancio en las piernas.
  2. Várices medianas: Pueden provocar flebitis superficial y dolorosa.
  3. Várices grandes: Son las que se manifiestan clínicamente con fuertes dolores en las piernas, úlcera en los miembros y/o trombosis.
2. Según el tipo de várices
  1. Telangiectasias: Se trata de venas diminutas que no se ven a simple vista, pero cuando se dilatan producen pequeñas “telarañas” de color violeta, generalmente son hereditarias.
  2. Várices propiamente dichas: Son venas subcutáneas que se encuentran dilatadas y tortuosas.
  • Utilizar un calzado cómodo, evitar los tacos altos o demasiado planos y la ropa muy ajustada.
  • Pueden utilizarse vendas elásticas compresivas.
  • Realizar duchas con agua tibia en las piernas, seguidas de duchas frías, alternando unos minutos de calor con otros de frío.
  • No aumentar de peso, realizar una dieta balanceada, pobre en calorías y rica en fibras.
  • Evitar el sedentarismo y realizar ejercicio físico, realizar breves caminatas.
  • Realizar masajes, con las piernas en alto, desde el tobillo hasta la rodilla.
  • Evitar los ambientes con altas temperaturas.
  • Elevar las piernas al mediodía durante media hora, aproximadamente.
  • Dormir con los pies ligeramente levantados.
  • Consultar a su médico, quien evaluará cada caso en particular, e indicará el tratamiento y la medicación adecuada.
  1. Mover las piernas en forma cíclica
  2. Mover los dedos de los pies hacia arriba y hacia abajo
  3. Cruzar y descruzar las piernas
  4. Mover en forma circular cada pierna
  5. Pararse en punta de pié
  6. Caminar sobre los talones
  7. Realizar balanceo desde los dedos a los talones
  8. No dude en consultar con su médico tratante.