Índice de temas

Información para pacientes

En esta sección puede encontrar diversos artículos realizados por nuestro Departamento Científico sobre la prevención y tratamientos relacionados con nuestros productos. Para más información puede contactarse a cientifico@laboratoriosbernabo.com

Constipación
La constipación o estreñimiento es la eliminación de heces excesivamente secas, de poca cantidad y con disminución de la frecuencia, menos de una deposición cada dos días.
En las personas con hábitos intestinales normales, la defecación no provoca dolor, ni requiere de un gran esfuerzo, y la sensación de evacuación es completa. Contrariamente a lo que sucede en las personas constipadas, en quienes no se cumplen estos criterios.
El estreñimiento es un síntoma y no una enfermedad, por lo que puede ser consecuencia de muchas enfermedades. Pero generalmente es sólo de carácter funcional y obedece a razones dietéticas, sociales y emocionales.
Generalmente se produce por la coexistencia de varias causas, como por ejemplo, alteraciones en la contracción de los músculos intestinales y déficit de fibra vegetal en la dieta. Sin embargo también puede ser expresión de otras patologías como la presencia de pólipos y/o tumores de colon.
Las manifestaciones clínicas del estreñimiento más frecuentes son la alteración en el ritmo normal de las defecaciones y la emisión de heces secas y duras. La mayoría de las personas manifiestan malestar y distensión abdominal, que pueden acompañarse de dolor tipo cólico de poca intensidad. En muchos casos, estos síntomas se producen como consecuencia de la ingesta de laxantes.
También pueden aparecer, sobre todo en mujeres con constipación de larga data, manifestaciones inespecíficas, como pérdida del apetito, cansancio, insomnio, inestabilidad emocional y calambres.
En primer lugar deben descartarse las causas del estreñimiento que sean pasibles de tratamiento. En caso de no encontrarse una causa orgánica demostrable, es importante la reeducación del hábito intestinal. Debe aumentarse el consumo de fibras vegetales con la dieta, mediante la ingesta de frutas y verduras y adicionado salvado de trigo. La fibra vegetal, al no digerirse ni absorberse, incrementa el volumen de las heces; algunos componentes de la fibra absorben también líquido, haciéndolas más blandas y fáciles de evacuar.
Entre los medicamentos utilizados se encuentran los laxantes, que deben ser utilizados con extrema precaución; agentes lubricantes, como el aceite mineral o la glicerina y los purgantes. Todos estos, deben ser utilizados con prescripción médica, en aquellos casos donde el profesional lo considere necesario, ya que administrados por largos periodos pueden ocasionar serias alteraciones intestinales. Los mucílagos vegetales (fibras con gran capacidad de absorción de agua), son totalmente inocuos para el uso prolongado.
Selección de los alimentos:
  • leche: preferentemente enteras. yogures con frutas y se le pueden agregar una cucharada de salvado de trigo en lo posible fríos.
  • Lácteos: Evitar el consumo de quesos
  • Carnes: desgrasadas
  • Hortalizas: todas, preferentemente las de hojas porque tienen mayor contenido en fibras como acelga, apio, hinojo, espinaca, berro etc. zanahoria, remolacha y choclo crudos.
  • Frutas: se recomiendan crudas y enteras con su cáscara, las apropiadas son ananá, naranja, pomelo, kiwi, mandarina, ciruela, uvas, frutillas e higos.
  • Cereales y derivados: se recomiendan los integrales, panes integrales, harinas integrales, arroz integral y el salvado de trigo los que se pueden colocar no sólo en yogures, sopas, o panes.
  • Legumbres: cada tanto remojada y bien cocidas ya que producen flatulencia.
  • Cuerpos grasos: de acuerdo a su estado físico es decir si su peso es normal puede consumir manteca o margarina para panes integrales, aceites en las comidas.
  • Tomar por lo menos 2 litros de agua por día